Si notas alguno de estos síntomas. ¡No dudes en acudir al médico!

Son denominados protrusión anormal o saliente en la muñeca a cualquier bulto localizado en la misma. Cualquiera es capaz de desarrollar estas protuberancias, que muy a menudo son el resultado de alguna lesión, como un fuerte golpe en la muñeca o el uso excesivo de la misma. Asimismo, pueden también ser el resultado de una inflamación (hinchazón), un hueso roto, infección en la muñeca, crecimientos anormales, quistes, tumores, y demás.

La inflamación de muñeca se puede dar debido a una tendinitis, artritis, bursitis o gota; las posibles lesiones en esta área incluyen esguinces, distensiones y fracturas. Los crecimientos en la misma pueden ser tanto benignos como malignos (quiste, cáncer o tumor). Es por eso que a lo largo de este artículos queremos comentarte las principales causas que pueden originar un abultamiento en la muñeca.

No dudes en acudir a tu médico si notas algo raro en dicha zona.

Posibles causas del abultamiento o protuberancias en las muñecas

1. Tenosinovitis de los tendones extensores

Es una gran inflamación que está relacionada con microtraumas o roturas, y suele presentarse en aquellas personas que realizan trabajo manual en exceso. El músculo abductor largo del pulgar así como su extensor corto, son propensos a recibir este tipo de inflamación al tratarse del primer compartimento de la muñeca. Como norma general, el tendón se engrosa demasiado, y la vaina protectora, conocida como vaina sinovial, es propensa a recibir distintos tipos de bultos.

2. Enfermedad de Quervain

Este tipo de afección comienza como un dolor e inflamación, pero también intervienen posibles quistes y nódulos en los casos más graves. La zona de la muñeca más afectada es el tendón extensor corto del pulgar, cuya función es mover el pulgar hacia arriba y afuera. Cuando se inflama y se engrosa la vaina que lo contiene, este se pega a los tejidos adyacentes, por lo que tanto el tendón como la vaina pueden aumentar su grosor hasta el doble.

3. Tenosinovitis Nodular

Esto no es otra cosa que distintas tumoraciones que hacen acto de presencia en la mano, produciéndose por la proliferación de las células de vainas sinoviales. Aunque por lo general suele aparecer en el dedo pulgar, índice o medio, también ha habido casos en la muñeca, rodillas, cadera, tobillos, hombros y columna vertebral. De forma general, suelen ser indoloros; sólo el 21% de los casos vienen acompañados de dolor.

4. Gangliones en la muñeca

Se trata de bultos que están relacionados con la degeneración de un quiste sinovial o degeneración de tejido conectivo de cierta estructura fibrosa cercana a la articulación, como un tendón o ligamento. Suelen estar relacionados con un traumatismo anterior. Del 50 al 70% de todos los bultos aparecidos en la muñeca, son gangliomas. Por lo general, suelen tener un tamaño de entre 1.5 y 2.5 centímetros, y pueden aumentar o disminuir de tamaño de manera intermitente.

5. Lipomas

Aunque son tumores benignos, son bastante comunes. Tienen un origen adiposo (debido a la grasa) y tienen una prevalencia del 1% en la población general, con una sintomatología que depende del lugar de aparición. De manera frecuente, suelen aparecer en la palma de la mano y en la muñeca, concretamente en su cara dorsal, presentado como síntoma principal de la disminución de su funcionalidad. Las consecuencias de los liposomas en la mano podrían ser variadas: incapacidad de extender totalmente el dedo por la perjudicación de los tendones flexores del dedo, acompañado de un dolor intenso y una gran sensibilidad.

El tratamiento para los bultos en la muñeca depende de la causa del mismo. Si el bulto de la muñeca no es incómodo, puede no requerir tratamiento alguno. Sin embargo, si la protuberancia está relacionada con una inflamación, algunos medicamentos podrían ayudarte a mejorar sus síntomas. Los medicamentos para el dolor también podrían ayudar a aliviar el dolor provocado en las zonas de alrededor de la muñeca. Por otro lado, si se tratara de un caso grave, se podría requerir cirugía.

De cualquier manera, los bultos que en un principio podrían resultar inofensivos para el organismo, se pueden convertir en peliagudas a largo plazo. En Internet se puede leer y aprender mucho sobre este tipo de afecciones, pero como las causas son tan variopintas y hay tipos de abultamientos, lo más recomendable es acudir al médico tan pronto como notes que algo va mal con tu muñeca.

Con información de: vidaverdeweb.com