Mi vida cambió desde el momento que empecé a poner un diente de ajo bajo mi almohada, mira que pasa

El ajo es un alimento muy antiguo que se ha usado como condimento para muchos platos e ingrediente activo de cientos de remedios.

Es un pariente cercano de la cebolla y, aunque su olor no es muy agradable, es uno de los más consumidos por todas las personas en el mundo.

En la antigüedad se utilizaba como condimento para platos, repelente de insectos y antídoto para asustar a los demonios.

Aunque esta última resultó ser una simple superstición, en la actualidad hay quienes todavía piensan que sirve para combatir las malas energías.

En cualquier caso, encontramos un ingrediente rico en nutrientes esenciales, con múltiples aplicaciones medicinales y una amplia variedad de beneficios para la salud.

Luego queremos recordar sus principales propiedades y una terapia interesante que puede ser muy útil para quienes tienen problemas para dormir.

¿Estás interesado?

Propiedades nutricionales del ajo

El ajo se destaca por su importante contribución de calorías.

Puede contener hasta 100 kcal por 100 gramos.

Sin embargo, dado que su consumo no es masivo, no representa un problema para el peso corporal.

Además, contiene hidratos de carbono complejos y proteínas que contribuyen a mejorar el rendimiento físico y mental.

Proporciona vitaminas B y minerales esenciales como sodio, potasio y magnesio.

Sin embargo, sus principales beneficios

Se atribuyen a su alta concentración de compuestos de azufre, como la alicina.

Principales beneficios del ajo

Aunque no se puede considerar un ingrediente milagroso para el organismo, muchos de sus efectos lo han posicionado como uno de los mejores “superalimentos” que se pueden agregar a la dieta.

Debido a su composición, es un buen complemento para aliviar diversos tipos de infecciones, trastornos metabólicos y problemas del sistema respiratorio.

De hecho, dado que contiene antioxidantes y sustancias antiinflamatorias, es un gran aliado de la salud cardiovascular.

Su consumo mejora la elasticidad de las arterias,disminuye el exceso de colesterol y regula los niveles de presión arterial.

También mejora el flujo sanguíneo a cada una de las células del cuerpo y ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro.

Se le atribuyen cualidades bactericidas y antisépticas que podrían funcionar incluso mejor que ciertos antibióticos sintéticos.

Es un diurético natural que combate la retención de líquidos y el exceso de inflamación de los tejidos.

Además, está comprobado que aquellos que lo incluyen dentro de un plan de alimentación saludable logran reducir más peso en comparación con aquellos que no lo comen.

¿Por qué poner un diente de ajo debajo de la almohada?

Después de conocer los beneficios de consumir más ajo, nos centraremos en explicar una terapia simple que consiste en colocarlo debajo de la almohada todas las noches.

Este antiguo secreto de las abuelas se usa para promover un sueño saludable y profundo, especialmente en personas que tienen dificultades para dormir.

Los compuestos sulfurosos del ajo se propagan junto con su aroma y ejercen un efecto calmante que ayuda a mejorar la calidad del sueño.

En las culturas antiguas se pensaba que podía proteger a las personas de los malos espíritus, pero, en realidad, la sensación de seguridad que proporciona se debe a su concentración de zinc.

Aunque al principio es difícil acostumbrarse al olfato, con el paso de los días no representará un problema y se convertirá en la mejor solución para el insomnio.

Como si eso no fuera suficiente, también tiene efectos positivos en el rendimiento físico al día siguiente, ya que ayuda a renovar las energías para aprovechar mejor el día.

En este sentido, se recomienda complementar esta terapia con el consumo de al menos un diente en ayunas, solo o con limón.

Tratamiento natural con ajo para dormir mejor Otra forma interesante de aprovechar los beneficios del ajo dormir consiste en preparar una bebida natural con propiedades relajantes.

Ingredientes:

  • 1 vaso de leche (200 ml)
  • 1 diente de ajo machacado
  • 1 cucharadita de miel (7.5 g)

Instrucciones:

Vierta la leche en una olla, agregue el ajo picado y déjelo hervir durante tres minutos.

Después de este tiempo, espere a que descanse, agregue la miel y consuma.

Lo ideal es ingerirlo unos 30 minutos antes de acostarse para obtener resultados óptimos.

En conclusión, además de ser uno de los mejores condimentos,

El ajo es un aliado para la salud y los problemas continuos del sueño.

Se puede usar de múltiples maneras, pero es interesante probarlo en terapias alternativas como la propuesta aquí.